sábado, 31 de diciembre de 2016

Diego de Velázquez, Apolo en la Fragua de Vulcano, 1629

Óleo sobre lienzo, Museo del Prado, Madrid

« [...] El primero que el adulterio de Venus con Marte vio 
se cree este dios; ve este dios todas las cosas el primero. 
Hondo se dolió del hecho y al marido, descendencia de Juno, 
los hurtos de su lecho y del hurto el lugar mostró; mas a aquél, 
su razón y la obra que su fabril diestra sostenía, 
se le cayeron: al punto gráciles de bronce unas cadenas,
y redes y lazos que las luces burlar pudieran 
lima -no aquella obra vencerían las más tenues 
hebras, no la que cuelga de la más alta viga telaraña- 
y que a los ligeros tactos pequeños movimientos obedezcan 
180 consigue, y el lecho circundando las coloca con arte. 
Cuando llegaron a este lecho, al mismo, su esposa y el adúltero,
con el arte del marido y las ataduras preparadas de novedosa manera,
en mitad de sus abrazos ambos sorprendidos quedan. 
El Lemnio al punto sus puertas marfileñas abrió
y admitió a los dioses; ellos yacían enlazados [...]»

Ovidio Nasón, Publio, Metamorfosis. Libros I–V. Madrid, Editorial Gredos, 2008.